Viaja a Tailandia de la mano de Gingerboy

Curry Thai con arroz

Siete años es el tiempo que Gingerboy lleva afincado en la madrileña Plaza de Olavide. Siete años es el tiempo que tanto Rica como Chula llevábamos sin conocerlo. Si hay algo que nos está gustando del blog, es la posibilidad de descubrir sitios nuevos y sorprendentes. Gingerboy es la fusión de dos culturas: la asiática y la europea. Este take away, porque en esencia lo es, mezcla las dos gastronomías para elaborar el Thai Fusión: los sabores típicos de Tailandia se fusionan con propuestas de carácter occidental y siempre respetando el método de elaboración tradicional típico de allí y la máxima calidad de su materia prima. Alta cocina tailandesa, señores.

Fachada y entrada de GingerBoy

No dejaron de cocinar y recibir pedidos en el tiempo que estuvimos allí. Así que algo nos dice que debe ser bueno… Puedes ir a comer a su pequeño local, pero lo ideal es que hagas tu pedido, online o por teléfono, y te lo lleven a casa.

Nosotras, inexpertas en el mundillo Thai, nos dejamos llevar… Empezamos con una sopa de coco y tomate. Es precisamente esa mezcla de ingredientes lo que llamó nuestra atención. ¿Os hemos dicho ya que todos los platos pican? No sabemos si todos, pero la cocina Thai es dada a jugar con las especias y el picante. El coco le aporta suavidad y los sabores están muy bien equilibrados.

Sopa de tomate y coco de GingerBoy

Pad Thai, el clásico entre los clásicos: tallarines de arroz salteados con brotes de soja, huevo, tamarindo, cacahuete, cilantro y lima. Si vas, tienes que probarlo. Ahora mismo nos comeríamos otro…

Pad Thai de tallarines de arroz salteados con brotes de soja-huevo-tamarindo-cacahuete cilantro-lima y langostinos GingerBoy

Curry Thai de pollo con leche de coco y verduras de temporada. Nos recomendaron acompañarlo de arroz y así lo hicimos. Quizás el plato que más picaba de todos, pero la mezcla de todas las verduritas y el arroz estaba muy bien.

Curry Thai al estilo tailandés con leche de coco y abundantes verduras de temporada acompañado de arroz de GingerBoy

Y una propuesta con toque español: Bienmesabe Thai, su propia versión del pescaíto frito. Muy jugoso. ¡Nos gusta esta nueva versión! Además, lo acompañamos con una cerveza típica de allí -esto sí es parecido a las que solemos tomar aquí- y terminamos con uno de sus postres más famosos: pannacotta de maracuyá con frutos rojos. ¡Ojo porque incluso el postre tiene un puntito picante! Pero resulta muy untuoso y agradable y la fruta le aporta el toque de frescura necesario para que no termine siendo empalagoso.

Fish Fingers de bacalao y langostinos con salsa de chile y lima y Pannacotta de maracuya con frutos rojos de GingerBoy

Como os hemos comentado, Gingerboy es un take away. ¿No os parece una monada su packaging ecológico?

 Packaging-y-postre-de-GingerBoy

En total, fueron 17€ por cabeza, pero podéis comer por menos. Nosotras no hemos estado en Tailandia, pero nos han entrado unas ganas terribles de visitarlo. Sin duda, Gingerboy logra transportarte allí…

Rica y Chula valoraciones Gingerboy

Si os apetece un viaje a través del paladar, aquí os dejamos su dirección y teléfono, además de sus páginas de Facebook e Instagram:

C/ Murillo, 1 (Plaza de Olavide)

915 94 31 94

Si te ha gustado, comparte este post con sabor a especias. ¡Muchas gracias!

Rica y Chula: descubre, come, ríe.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.