Panda Patisseri: la pastelería japonesa de Hattori Hanzo

Rica y Chula de merienda en Panda Patisseri

Ojalá mis sueños se hicieran realidad, se hicieran realidad porque tengo uuuun montóoon.

Las series infantiles nos influyeron muchísimo. Tanto como para querer llevar un zapato de cada color a lo Punky Brewster, pedir un mono como mascota o soñar con un dorayaki a la hora de la merienda. Han tenido que pasar años, muchos años, para ver cumplido uno de esos sueños -no precisamente el del mono- y todo gracias a Panda Patisserie, la pastelería japonesa de Hattori Hanzo.

Interior de Panda Patisseri

Todos los días, de 17h a 21h, este famoso restaurante japonés cambia sus ramen y dim sums habituales por dorayakis y té Matchas. Hattori Hanzo se convierte por unas horas en Panda Pattiserie. Así que ahí estábamos, a las 17h en punto, dispuestas a cumplir un sueño de la infancia:

  • Un dorayaki, por favor.

Rica y Chula en Panda Patisseri

Un dorayaki y algo más… Da gusto ver cómo preparan cada uno de sus postres, el mimo y la dedicación con que lo hacen. ¡A la vista está! Y os diremos que el resultado es espectacular.

Merienda de Panda Patisseri

El japanese cotton cheesecake es incluso mejor que el de NY. Suave y muy, muy esponjoso. Ya lo dice su nombre: es tan tierno como el algodón. Se trata de un soufflé de queso y yuzu al estilo japonés acompañado de arándanos frescos. Y ya lo avisamos: una vez que lo pruebas, ¡no puedes parar!

Cheescake al estilo japones de Panda Patisseri

Y os diremos que el dorayaki cumplió nuestras expectativas. Tienen de diferentes sabores, pero nosotras nos decantamos por el clásico de chocolate negro, té Matcha, cereza y Sichuán. Quizás pienses que un bizcocho relleno de chocolate no tenga ningún misterio, pero la repostería es un arte y en Panda Pattiserie la ejecutan a la perfección. Ahora entendemos la adicción de Doraemon…

Dorayaki de chocolate de Panda Patisseri

Acompañamos nuestra merienda con un Matcha latte y un café con leche. ¿A cuánto salimos? El momento dulce del día fueron unos 8€ ó 9€ por cabeza. Sí, en muchos otros sitios meriendas por menos, pero seguro que no como aquí…

En su carta, encontraréis otras muchas opciones igual de sorprendentes, como mochis -pastel de arroz- y macarons. Así que, si te apetece descubrir el maravilloso mundo de la repostería japonesa, entra en sus perfiles de Facebook e Instagram o hazles una visita en:

Calle Mesonero Romanos, 17

¡Comparte en tus redes este post tan dulce! Muchas gracias 🙂

Rica y Chula: descubre, come, ríe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.