La Pagoda: fusión asiática en Chamartín

Mesa con diferentes platos de La Pagoda

Cada Navidad, pensamos lo mismo: “este año me controlo”. Cada Navidad, fracasamos en el intento… Era 2 de enero. Aún faltaba el roscón de reyes, pero quedamos para comer en La Pagoda. Por si la pularda, el jamón o el turrón no hubieran sido suficientes. Valientes. En realidad, necesitábamos romper con la clásica comida navideña; recuperar sabores olvidados en estas fechas, eclipsados casi siempre por los ibéricos; reivindicarlos, incluso. Porque, amigos, el sushi también es para la Navidad.

Interior de La Pagoda

Además, siempre os recomendamos restaurantes del centro de Madrid y la ubicación de La Pagoda, muy cerca de Plaza Castilla, nos pareció perfecta para cambiar de aires. Si rompemos, rompemos con todo.

Una pagoda es un elemento arquitectónico característico de Asia, pero en cada país es diferente, ya que se adapta a su propia cultura. En La Pagoda, precisamente, se ha querido reflejar esa unión o fusión de culturas, no solo en su propuesta gastronómica, sino también en la decoración del local, que combina materiales naturales con otros más sofisticados.

Interior y zona de la barra de La Pagoda

Empezamos con unas empanadillas de carne y verduras a la plancha, popularmente conocidas como Gyozas. A Chula le encanta este plato tan popular de la comida asiática, así que lo pide siempre que tiene la ocasión. Si tú también eres un gyozalover, pídelas.

Gyozas empanadillas de carne y verduras a la plancha de La Pagoda

Para acompañar la comida, pedimos edamame con miso picante. El edamame se ha convertido en una de esas corrientes gastronómicas que se ponen de moda y, todo sea dicho, a nosotras nos hace gracia. No es que aquí lo preparen de manera especial, el edamame no tiene mucho misterio. Pero nos mola el ritual de comerlo, como las pipas: nunca sabes cuándo parar…

Edamame con Miso Picante de La Pagoda

También compartimos unos langostinos en tempura con mayonesa de chili dulce que le da toda la gracia al plato. El picante es lo que tiene, aunque la tempura está muy bien hecha.

Palomitas de langostinos en tempura con mayonesa japonesa de chili dulce de La Pagoda

Y pasamos a los platos fuertes: el sushi. Primero, Salmon Dragon Roll con tempura de langostino con aguacate, queso crema y salmón flambeado. Está muy bueno y se come de bocado, lo cual es de agradecer. El sushi de La Pagoda está baaaaastante bien.

Spicy Salmon Roll roll de cangrejo con aguacate y tartar de salmón picante de La pagoda

Y después, nigiri envuelto en alga de foie caramelizado al que llaman Gunkan. Es muy sabroso; sin embargo, el caramelizado se come todo el sabor del foie, por lo que se pierde un poco el ingrediente principal. O eso nos pareció a nosotras.

Gunkan nigiri envuelto en alga de foie caramelizado de La Pagoda

Y terminamos con un postre muy característico de la cocina japonesa: el mochi, un pastelito de masa de arroz relleno de helado que, si no habéis probado, ya estáis tardando. En La Pagoda, preparan un surtido de diferentes sabores: vainilla, chocolate y té matcha.

Surtido de mochis pastel japonés de arroz glutinoso relleno de helado

Conclusión: la comida está bien; el local es agradable; el servicio, correcto. Sin embargo, y ahora es cuando viene el “pero”, nos parece caro. Pagamos 25€ por persona por un menú que no nos parece desorbitado. Por eso, nuestra peor nota de La Pagoda se la lleva la relación calidad/precio.

Valoraciones-La-Pagoda

Aun así, aquí os dejamos sus perfiles de Facebook, Instagram y su dirección por si queréis ir a probar su fusión asiática:

C/ Félix Boix, 7

913 45 40 47

¿Elegiríamos mal los platos? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que, durante aquella comida, conseguimos olvidarnos de las navidades por un tiempo…

Rica y Chula: descubre, come, ríe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.