Alduccio: un clásico de la cocina italiana en Madrid

tortelini-de-calabaza-suave-del-restaurante-alduccio

Dentro de muy poquito cumplimos un año y, echando la vista atrás, nos dimos cuenta de que, hasta ahora, no habíamos ido a comer a ningún italiano. Habíamos comido pizza, sí, pero no tenemos reseñas de ristorantis en el blog. Así que quisimos cerrar el 2016 en Alduccio.

Uno de esos restaurantes de toda la vida, asentado desde 1962 frente al Bernabéu. Con una terraza muy acogedora y una decoración clásica, pero sin ser petarda: mesas con manteles blancos, luz tenue y una vajilla muy bien elegida. Lo mejor de estos sitios es la clientela. Abuelos, padres y niños que, de generación en generación, van descubriendo su cocina. Por sus mesas también han pasado actores, deportistas, cantantes y todo tipo de artistas. Solo tienes que echar un vistazo a sus paredes para darte cuenta.
interior-del-restaurante-alduccio

Pero vayamos al grano… Para empezar, nos recomendaron que probáramos las croquetas de jamón y chipirones. Sí, croquetas. En un italiano. Y la verdad es que les salen buenas. Eso sí, ganan las de chipirones: mucho más potentes de sabor.

Captura de pantalla 2017-01-12 a las 13.30.07

Y seguimos con un clásico de la cocina italiana: la burrata. Si te gusta el queso fresco, la burrata es deliciosa. La sirven con unas rodajas de tomate y un poco de trufa negra, lo cual es de agradecer. Si el producto es bueno, sobran las palabras…

burrata-con-tomate-y-trufa-del-restaurante-alduccio

Como platos principales, elegimos una pasta y una pizza. Aunque, si estáis pensando hacer una visita, os recomendamos que pidáis pasta, elaborada a diario ellos mismos. Elegimos, también por recomendación suya, los tortelloni di zucca, rellenos de calabaza y ricotta. Son suaves y ligeramente dulces, por la calabaza. Pero si quieres contrarrestar un poco el sabor, espolvorea un poco de queso rallado por encima. ¡El resultado es de diez!

Captura de pantalla 2017-01-12 a las 13.30.21

Después probamos la pizza de boletus y trufa, de masa fina y con el borde crujiente. Los sabores están muy compensados, aunque un pelín más de trufa –y un poco menos de aceite- nos hubiera enamorado del todo.

pizza-de-la-casa-de-trufa-del-restaurante-alduccio

Y de postre, otro clásico: tiramisú. Y ojo, porque menudo tiramisú. Flipamos. Así de claro. Está muy, muy bueno. Nos hubiéramos tomado otro si las raciones no fueran tan abundantes. Porque con hambre, no sales. De hecho, un entrante menos hubiera estado mejor. Pero pedid su tiramisú, por favor.

tiramisu-del-restaurante-alduccio

La verdad, Alduccio no es especialmente barato. Vale, pedimos comida de más, pero el precio medio ronda los 25-30€ por cabeza. Pero la verdad es que sales con buena sensación, tanto por el servicio como por la comida.

Como siempre, aquí os dejamos sus perfiles de Facebook, Instagram y su dirección:

Avd/ Concha Espina, 8

915 64 68 97

puntuacion_ricaychula-alduccio

Si te ha parecido tutto bene, ¡compártelo! 🙂

Rica y Chula: descubre, come, ríe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.